SEP
1
2010

Declaración mundial por los derechos de los niños a aprender jugando





Una declaración mundial por los derechos y la alegría de los niños y niñas a aprender a través del juego, emitió OMEP, una organización internacional no gubernamental, sin fines de lucro, con sede en Chile, que se ocupa de todos los aspectos relativos a los cuidados y a la educación de la primera infancia. En dicha entidad, la Jefa de Carrera de Pedagogía en Educación Parvularia de Universidad Internacional SEK, profesora María de la Luz Cano, desarrolla, desde 2008, actividades en la directiva de OMEP Chile y participa en la organización, promoción y desarrollo de todas las labores que se realizan.




Esta organización defiende y promueve los derechos del niño a recibir educación y cuidados en todo el mundo, y apoya las actividades que incrementan el acceso a los cuidados y la educación de alta calidad de la primera infancia. En Chile OMEP funciona hace más de 50 años y hoy está formada por profesionales que se desempeñan en diversas instituciones de educación superior.

El texto de la declaración es el siguiente:




“La Asamblea y el Congreso mundial de OMEP en Gotenburgo, Suecia, en agosto del 2010, representando a setenta y dos países de los cinco continentes, acordamos que debemos defender la Declaración de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, especialmente el derecho de los niños y niñas al juego, como asimismo garantizar su bienestar en todos los países y programas educativos.




Actualmente, debido a problemas políticos y económicos, la mayoría de los Gobiernos están sobre enfatizando el desarrollo anticipado de las habilidades de escritura, lectura y cálculo en nuestros niños en el nivel de educación primaria. Esto socava radicalmente el enfoque holístico de la primera educación.




Debido a estas políticas, se están destrozando las bases y el sentido de la educación de la primera infancia. Esto implica la pérdida de valores esenciales, entre ellos, la creatividad, la imaginación, la mentalidad abierta y la expresión artística, afectando profundamente el derecho y la alegría del niño y la niña a aprender a través del juego.




Sabemos actualmente que las Metas del Milenio de la N.U. de reducir la pobreza y darles a los niños el derecho a la educación no se alcanzarán. Por eso, el Congreso y la Asamblea mundial de OMEP implora a todos los gobiernos a niveles locales y nacionales, reorientar sus planes y colocar recursos para que las metas sean alcanzadas.




Los niños pequeños tienen la voluntad y son capaces de ser agentes de cambio. Los adultos deben escuchar a los niños, y estar atentos a sus perspectivas e ideas en asuntos que se relacionan directamente con ellos.




«Sabemos mucho sobre ello» (niño de seis años)”



...


Autor:

Flor Ayala P.

Directora de Comunicaciones

Pago en Línea

Realiza tu pago en línea desde aquí.