ABR
17
2009

Antonia Benavente, profesora arqueología en yacimiento de Egipto:<BR><STRONG>“Me sirvió tanto la experiencia, que no dudaría en ningún momento de participar en la próxima campaña”</STRONG>



Nuestra profesora de arqueología, Antonia Benavente, fue una de las profesoras que junto a alumnos de nuestra Universidad participó este año en el proyecto de investigación de la tumba de Monthemhat en Egipto, proyecto de estudio, excavación y restauración a cargo de la Universidad de Tübingen, Alemania, con la cual nuestra Casa de Estudios firmó un convenio en 2006, con el objetivo de entregar a nuestros alumnos y docentes la posibilidad de realizar pasantías en dicho yacimiento arqueológico que data del siglo VII antes de Cristo.



Nuestra docente siempre se sintió atraída por este proyecto, hasta que finalmente se decidió y postuló.


“De Egipto como Alta Cultura no sabía prácticamente nada, pero sí me ha llamado siempre la atención el Cercano Oriente como formación de procesos arqueológicos desde etapas muy arcaicas. Se dio la oportunidad, postulé y quedé y debo señalar que se cumplieron ampliamente mis objetivos".







Mi labor era fundamentalmente cumplir con todos los objetivos que debe realizar un arqueólogo, especialmente labores referidas a etapas de excavación, registro y documentación del sitio, trabajo que se realizaba en la superficie, (no al interior de la tumba). El trabajo se compartía con Javier Tablas (arqueólogo español) y los alumnos de la UISEK de Chile, bajo la dirección del grupo de arqueólogos y egiptólogos españoles.

La experiencia de haber trabajado como arqueóloga en zonas desérticas (como Chiu- Chiu en el interior de la Provincia de El Loa), me ayudó a comprender quizás el tipo de trabajo, pero no la naturaleza del clima.
El levantarse todos los días a las 5 de la mañana, trabajar hasta las 14 horas de manera continua y a cargo de un grupo de trabajadores egipcios, los cuales obviamente manejaban las situaciones diarias con mayor asertividad y mayor experiencia de trabajo en el área, te aporta un aprendizaje disciplinario muy enriquecedor.







Me sirvió tanto la experiencia, que no dudaría en ningún momento de participar en la próxima campaña.







La mayor dificultad es el tipo de clima, no existiendo otro tipo de dificultades, las que siempre de alguna forma son superables.








La experiencia en una zona de trabajo, donde la formación de diversos procesos culturales es muy rica, diversa y distinta a lo que uno conoce y trabaja en Chile. Le recomendaría el trabajo a un/a arqueólogo, que tenga la disciplina necesaria para ver y adaptarse a otro tipo de estrategias de trabajo y nuevas metodologías y esté dispuesto a ver un mundo diferente al nuestro en todo sentido.








...


Autor:

Francisca Munita

Pago en Línea

Realiza tu pago en línea desde aquí.