AGO
6
2018

Una nueva oportunidad




Para algunos es volver a estudiar. Para otros es descubrir un mundo que no habían tenido la oportunidad de conocer. Y hay para quienes se ha convertido en la única alternativa para poder vivir de una manera digna. Son las distintas realidades que viven los cerca de cien jóvenes y adultos que forman parte del proyecto de inserción laboral “Empleo juvenil, una tarea intersectorial”, iniciativa impulsada por la Universidad SEK y el Gobierno de Chile, a través del Programa Servicios Sociales de la Subsecretaria del Trabajo.

Solo quedan algunas semanas de clases para que este grupo de nuevos estudiantes finalice la primera etapa contemplada por este proyecto, que surge como una forma de contribuir y fomentar la empleabilidad, por medio de la educación pero también agregando valor a través de herramientas de formación personal y con la opción de una intermediación laboral definitiva.

Pero no hablamos solo de un grupo de jóvenes que tomó la decisión de capacitarse o de continuar sus estudios al salir del colegio, sino que se trata de jóvenes y adultos, nacionales y extranjeros, que por diversas razones en este momento se encuentran desempleados y sin cursar algún tipo de estudio, ya sea técnico o profesional. “Si bien ha sido un camino que no ha estado exento de dificultades, sobre todo al inicio, cuando se gestan los procesos de adaptación de un grupo humano tan diverso como el que acá tenernos, podemos destacar que nos ha sorprendido el gran entusiasmo y compromiso que ha demostrado la mayoría. Claramente sus realidades o motivaciones para estar acá pueden ser diversas, pero comparten un mismo fin, que es poder insertarse laboralmente y contar con más y mejores opciones que permitan aportar a su calidad de vida”, expresó Yaninna Rojas, coordinadora del proyecto de inserción laboral de la Universidad SEK.

“Estudiar ha sido un orgullo para mí y mi familia”

María Otilia Cabrera, madre de dos hijos de 10 y 26 años, se define como una mujer “rebelde”, que no teme a tomar nuevos desafíos mientras estos tengan como fin último su felicidad. En este sentido, destaca que si bien sus expectativas iniciales al postular al curso no eran muy altas, con el paso de las semanas cambió de opinión. “Siento que he evolucionado en mi forma de ser. No solo he absorbido conocimientos, si no que ya no soy la misma que entró hace un mes a estudiar y hasta los profesores me lo han hecho saber”.

Asimismo, destaca que “nunca estuvo en mis planes volver a estudiar, aunque siempre me ha gustado aprender nuevas cosas. Pero lejos, los más orgullosos con esto son mis hijos. Sobre todo el más chico, que me dice: “Mamá, qué rico que seas estudiante y que a tu edad lo puedas hacer”. Eso es impagable. Por otro lado, mi hijo mayor, que dejó su carrera botada, me dice: “Pucha, ojalá yo tuviera las mismas agallas que tú”. Entonces en el fondo es un orgullo para ellos”.

En este sentido, expresó que “le agradezco a la universidad por habernos acogido y a la gente que hizo todo este proyecto, porque ha sido maravilloso. Nos hemos encontrado con gente muy agradable. A mí me visitó en mi casa la asistente social y conversó con mi hijo también y para mí, que te hagan este seguimiento completo, te demuestra que les importa la gente más allá de lo que nos puedan brindar en conocimientos y creo que eso es lo que nos hace falta hoy como país. Que la gente se involucre contigo, con tus necesidades y que seamos personas y no números. Así que para mí es maravilloso”.

Una oportunidad para vivir de manera digna

John Padilla, ciudadano cubano de 24 años, llegó a Chile hace ocho meses junto a su esposa, en búsqueda de un futuro mejor para su familia. No ha sido un periodo fácil y en este corto tiempo ha vivido en base a las dificultades que conlleva arribar a un país desconocido, que ha puesto a prueba su fortaleza y capacidad de reinventarse para buscar una mejor calidad de vida.

Con estudios en el área de Informática, Cocina Internacional y Derecho, John destaca que a pesar de los conocimientos que tiene, no ha tenido la posibilidad de desarrollase en nuestro país. “Cuando ya la desesperación invadía nuestras vidas, de repente aparece este hermoso curso, que encuentro fenomenal. Para mí y para mi esposa esta es la única opción que tenemos. Afortunadamente fuimos aceptados los dos y tengo que agradecer a la universidad por haber iniciado tan buen proyecto conjuntamente con el Gobierno de Chile, ya que yo creo que ha sido la opción única y exclusiva que se me ha podido brindar a mí como extranjero. Realmente yo he ido a cientos de entrevistas de trabajo y solamente por tener la limitante de una visa temporaria no me he podido insertar. Aunque les he demostrado conocimientos y  experiencia, solo se nos da la posibilidad de tener trabajos informales y muchas veces con condiciones indignas”.

En este sentido, destaca que “este proyecto realmente lo tomo como algo fundamental en mi vida. Nunca pensé dedicarme al mundo de las ventas pero siempre me llamó la atención. Vivir esta experiencia con todas estas condiciones, que sé que no en todos los países se dan estas posibilidades de que las personas puedan estudiar gratuitamente, yo pienso que me permitirá ser un aporte al país, y lo agradezco enormemente. Gracias a esto vuelve la esperanza de poder organizar mi vida en el plano profesional, porque realmente si este proyecto no resulta en su etapa de poder insertarnos laboralmente, mi esposa y yo estaríamos viviendo en una situación de calle porque ya no tenemos ninguna otra alternativa para subsistir”.

“Yo pienso que, si de las cien personas que estamos acá, todos aprovecháramos esto que se nos está brindando, estaríamos cambiando y entrando a una nueva sociedad, con nuevas ventajas. Acá, no todos provienen de una clase social acomodada, más bien la mayoría somos de escasos recursos o nulos como es el caso nuestro. No me da pena decir que hoy no tengo, porque un día lo que yo sueño es con poder avanzar, no volverme millonario, sino que poder tener un trabajo digno, darle comodidad a mi familia y poder contribuir de una forma positiva a este país”.



...


Autor:

Universidad SEK

Universidad SEK

Pago en Línea

Realiza tu pago en línea desde aquí.