Septiembre 2019

ESTADOS UNIDOS - IMPEACHMENT

La presidenta de la Cámara de Representantes de los EEUU, Nancy Pelosi, anunció el pasado 24 de septiembre que daría inicio la investigación para el proceso de impeachment – esencialmente el comienzo de una acusación constitucional – de Donald Trump. Pelosi, preocupada por los efectos políticos a los que podría llevar un impeachment (como por ejemplo unir las bases Republicanas) se había negado por meses de considerar dicho proceso. Pero, después de que el Washington Post informara que una persona dentro de la comunidad de inteligencia filtrara confidencialmente los contenidos de una conversación entre el presidente de los Estados Unidos y el presidente de Ucrania, Volodmyr Zelensky, la presión aumentó.

El asunto es serio, porque según el informante, Trump le pidió a Zelensky que investigara los negocios del hijo del ex vicepresidente y actual candidato presidencial, Joe Biden, en Ucrania. Más aún, pareciera que Trump se negó a entregar un paquete de ayuda de $400 millones hasta que Ucrania accediera a la solicitud. En una rueda de prensa unos días después de que se publicara la noticia, Trump reconoció los hechos, con algo de orgullo.

En otras palabras, el presidente de Estados Unidos, que siempre ha negado que le pidió ayuda a Rusia en las elecciones del 2016, reconoció delante las cámaras que en este caso, solicitó la ayuda de un gobierno extranjero para lograr una ventaja electoral. Como las donaciones de campaña por parte de extranjeros es ilegal – y la entrega de información se podría considerar una donación – Trump ha admitido que buscaba cometer un delito.

¿Qué viene ahora?

La etapa de investigación permite que distintos comités del Congreso investiguen, citen testigos y pidan documentos relevantes a la conducta del presidente. En base a eso, la Cámara Baja votará a favor o en contra del impeachment, que equivale a una acusación sobre la cual el Senado debe votar, encontrándolo culpable o no. Bill Clinton fue acusado (votación a favor de impeachment en la Cámara), pero el Senado no lo encontró culpable, permitiendo que Clinton terminara su mandato. De hecho, la popularidad de Clinton subió después del proceso.

Implicancias

El problema que enfrenta Donald Trump es que las investigaciones son procesos dinámicos (Ken Starr, el fiscal que empujó el impeachment contra de Clinton, comenzó investigando algunos negocios privados de Clinton, y terminó acusándolo de mentir por el tema de Mónica Lewinsky). En los pocos días que llevamos del proceso actual, han surgido más detalles, y posiblemente más acusadores confidenciales, sobre la actuación de Trump en el caso Ucrania. Adicionalmente, ha salido a la luz que Ucrania no es el único país al cual Trump le pidió ayuda, y que no fue solamente Trump personalmente en la famosa llamada telefónica, sino que involucró a sus asociados como Bill Barr y Rudy Giuliani. Cada pista lleva a nuevas posibilidades.

Algunas claves de análisis:

1) Trump se ha mostrado dispuesto a usar las instituciones del estado como herramientas personales. ¿Estará dispuesto también a usar políticas de estado para desviar la atención en la medida que se le vaya complicando el escenario? Recientes anuncios respecto la participación militar de EEUU en Siria sugieren que sí.
2) Trump y sus asociados han sido reacios a entregar información requerida por el Congreso. Es posible que esta disputa termine en los tribunales, y finalmente, en la Corte Suprema. Ahí se determinará si los nombramientos que ha hecho Trump, incluyendo el de la polémica figura de Brett Kavanaugh, valieron la pena.
3) Trump por ahora cuenta con el sólido apoyo de los Republicanos en el Congreso, muchos de los cuales han calculado que el partido – es decir, su base electoral – está firmemente a favor del presidente. Pero hay señales de que la opinión pública podría estar cambiando, especialmente en la medida que vayan saliendo nuevas revelaciones, o que Trump, bajo la presión de impeachment, empiece a tomar decisiones cada vez más erráticas (como el retiro de Siria, anunciado en los últimos días). Por el momento, según una encuesta del Washington Post, alrededor de un tercio de los Republicanos apoya la investigación y un 20% apoya la destitución de Trump.

 

 

IRÁN - EEUU - CHINA - MAYO 2019
EEUU IRÁN - ABRIL 2019
EEUU - CHINA - JULIO 2019