Desafíos de una Nueva Educación Pública para Chile

Probablemente en los distintos espacios públicos y privados, académicos y no, se ha discutido en algún momento sobre la necesidad de tener una Educación Pública de Calidad y es casi seguro que sea uno de los intereses más deseados de la ciudadanía, sin embargo, al parecer no estamos preparados para empoderarnos de una reforma que efectivamente cambie el sistema escolar, ya que el Proyecto de Ley que hoy fue despachado por la Comisión de Educación del Senado ha tomado más bien un cariz de negociación y de acuerdos que miran el escenario político a corto plazo y no el genuino interés de la sociedad por contar con una educación de primer nivel, de calidad, transformadora y conducente a los más profundos aprendizajes que un niño y niña de Chile requiere.

En este marco, haciendo lecturas diversas, este artículo pone el foco en los desafíos que la sociedad chilena está discutiendo sobre una Nueva Educación Pública para Chile y la urgencia que tiene de ser aprobada. En este sentido la aproximación para plantear estos desafios se dan a partir de dos actores fundamentales del sistema escolar: los docentes y los estudiantes.

Una Nueva Educación Pública para Chile como sustento de una política pública educativa, debe considerar resolver previamente la deuda histórica de los profesores como primer desafio, de tal manera que el proceso de transición desde el sistema actual hacia el nuevo diseño incorpore a los docentes de todos el país en nuevo marco contractual – profesional donde las deudas pendientes no existan y por efecto se legitime el rol del docente en la formación y educación de todas y todos nuestros niños, jóvenes y adultos del país.

El proceso de desmunicipalización de la educación pública, es decir, que el control y administración de la educación salga de las manos de los municipios, no puede ser conforme a resultados, es decir, una decisión de esta naturaleza que icluye a todo el Estado, no puede depender de quien lo hizo bien y quien no, muy por el contrario el desafio de la implementación de una nueva educación pública debe superar el gobierno de turno, por tanto, no debe ser parcializado y que quede al juicio del próximo gobierno, sino que se debe mirar el sistema escolar holística y sistemicamente a partir del inicio de los 68 servicios locales de educación.

Otro desafio que también involucra al Estado es el diseño a nivel micro de una articulación de las distintas políticas, normas, ajustes y transformaciones que se desean implementar, ya que la política educactiva, en especial para al ambito público a carecido de mecanismos de artículación, lo que ha provocado desinformación, arreglar la carga en el camino y finalmente  equipos directivos sin saber que hacer, dispersando las energias y capacidades que todo sistema educativo exige para colocar el foco en el aprendizaje de todas y todos los estudiantes.

 

La nueva educación pública (NEP) cumplirá sus objetivos en la medida que coloque todos los esfuerzos en la mejora de los  Procesos de Enseñanza Aprendizaje, como su gran desafío, puesto que en este ambito en particular y esencial se ven completamente afectados los estudiantes. Siendo la apuesta para una reforma estructural de calidad, la de plantear articuladamente como desarrollar estandares de calidad para los procesos de enseñanza y de planificación curricular, los de diseños de la didáctica e implementación de estrategias metodológicas que se juegan en el espacio de la sala de clases. Nada es posible sino se materializan y profundizan los cambios pedagógicos al interior de la sala de clases donde se encuentran diariamente profesores y estudiantes.

Finalmente los desafios que hoy se discuten, son parte de una reflexión mayor que tiene larga data en Chile, donde son muchos los actores que han entregado importantes aportes, por lo tanto, cabe hacernos una pregunta para seguir discutiendo este y otros temas en el marco de la política educativa: ¿De qué manera hacemos de nuestro país una sociedad más libre, más inclusiva e intercultural, más diversa y equitativa y lider en la región, que entregue amplias posibilidades de calidad a cada uno de los estudiantes en sus distintos niveles formativos?

About the author

Licenciado en Historia, Profesor de Historia y Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso PUCV.

Magister en Gestión Escolar de Calidad, Universidad del Desarrollo. UDD;

Magister En Innovación Curricular y Evaluación Educativa, UDD.

Diplomado en Metodologías para la Investigación en Ciencias Sociales PUCV.

Diplomado en Estudios Avanzados en Educación 

Doctor© en Ciencias de la Educación, Universidad de Santiago de Chile y Docente Universidad SEK.